Covid-19: Enseñanzas de la educación virtual en tiempos de pandemia

Las instituciones educativas y los centros de educación superior han logrado continuar con sus cronogramas académicos acudiendo a las nuevas tecnologías y a una gran porción de creatividad de profesores, alumnos y familiares.

Poco a poco el mundo entero retorna a las actividades regulares en medio de la crisis que seguimos padeciendo por el Covid – 19, Colombia hace lo propio con el objetivo de reactivar por completo la economía. Sin embargo, dentro de esta ‘nueva realidad’ la educación aún está lejos de retornar a las aulas de las escuelas pese a que no cesan los esfuerzos de construir los protocolos de bioseguridad adecuados.

Mientras esto ocurre es importante que conozcamos aquellas enseñanzas que durante esta cuarentena hemos aprendido de la educación virtual.

El hogar como aula de clases

Una de las grandes lecciones que ha dejado esta virtualidad es la demostración de adaptación no solo de los alumnos sino de los padres y demás familiares, quienes en medio de la incertidumbre por la situación mundial han acudido a la recursividad para adaptar sus hogares como salones de clases.

Ahora es normal que la sala de una casa sirva de escenario para oficina de ventas y aula de lectura infantil de manera simultánea, entre muchas otras cosas, y aunque pueda sonar caótico la prueba ha sido superada en muchos hogares, reafianzando también los lazos familiares.

La creatividad, una materia recurrente

Para los profesores quienes han tenido que liderar este proceso ‘online’ tampoco ha sido una tarea fácil, todo lo contrario, para muchos de ellos adaptarse a las nuevas tecnologías es algo inexplorado que ha necesitado de práctica, paciencia y mucha solidaridad por parte del estudiantado, pero su lucha sigue y día a día cada uno de ellos se gradúa también con un nuevo aprendizaje. 

Utilización de aparatos tecnológicos y conectividad

Este tema ha sido un reto importante, toda vez que es una realidad que existen muchos lugares y poblaciones de Colombia donde no están dadas las garantías de accesibilidad al internet y muchos estudiantes tampoco tienen un computador en sus casas.

No obstante, las tabletas y los celulares han ‘salvado patria’ para muchas personas, quienes haciendo literalmente ‘maromas’ logran conectarse a sus clases o descargar de las plataformas de los diferentes centros educativos las guías de trabajo o videos de sus actividades.

El horario no es el mismo

Este punto si que ha sido un cambio para la cotidianidad a la que estábamos habituados, toda vez que no es lo mismo un horario virtual que uno tradicional, por lo que es normal que al principio no sea fácil lograr el mismo interés en las clases que generalmente recibían en los colegios o escuelas, y tampoco se debe esperar que el estudiante dure todo el día enfocado en recibir clases o hacer tareas.

Finalmente, la mayor enseñanza sobre este tema es comprender que el ritmo de aprendizaje a distancia es diferente, pero el compromiso debe ser el mismo para todos.

By |2021-03-17T15:37:22-05:00diciembre 3rd, 2020|Noticias|
Go to Top